Diversión y competición a orillas del Cantábrico

Diversión y competición a orillas del Cantábrico

El verano no es solo para los jugadores profesionales de vóley playa, que también, sino que muchos torneos de la geografía española optan por abrir sus bases a todo aquel que quiera participar y disfrutar de este deporte. Uno de esos ejemplos es el Circuito Cántabro. En el ecuador de su quinta edición, aúna tanto competición profesional como amateur, en un entorno que no deja nada que desear como es la costa cántabra. Y con la diversión como filosofía y objetivo principal del campeonato.

Con su origen en Santoña, hace más de 30 años, y tras un parón de la organización original, el circuito ha evolucionado hasta contar con cuatro pruebas: Playa de Trengandín, en Noja; Playa de Somo, en Ribamontán al Mar; Playa de la Concha, en Suances; y Playa de Berria, en Santoña. Una distribución que hace que la zona se vuelque con los participantes de cada prueba, que suelen estar entre los 250 y los 300 participantes, y que hacen que los hoteles cuelguen el cartel de “no hay habitaciones”.

Las pruebas, puntuables,  suelen organizarse los sábados y domingos y los horarios, como nos cuentan desde la organización, se regulan según la predicción meteorológica, algo a tener muy en cuenta en el norte. La organización va muy ligada a la colaboración de los ayuntamientos de cada localidad, para dar una imagen unificada en las pruebas del torneo. Con siete u ocho pistas bien valladas y una carpa para la organización, el torneo ya puede salir adelante. Y la playa, por supuesto.

Sus cinco años de experiencia han hecho que ya no sea muy necesaria la insistencia en la promoción, ya que año tras año, los participantes no solo repiten la experiencia sino que animan a nuevos a disfrutarla. Sin embargo, es necesaria una persona encargada de la comunicación en redes sociales y web corporativa del circuito para hacer llegar la información a aquellos deportistas que todavía no se han enterado de la existencia del Circuito Cántabro. En sus inicios, eran unos 30 equipos los que participaban en cada prueba y en la actualidad, esa cifra se ha duplicado. Ya en enero comienzan a trabajar en la visibilidad del circuito, las inscripciones se abren en febrero y el trabajo continúa hasta que finaliza el verano. El descanso de la organización, de octubre a enero.

¿Y qué perfil de participantes tiene el Circuito Cántabro? Como indicábamos al principio, hay deportistas de todos los niveles. Desde profesionales hasta amateurs. Para que todos tengan cabida se ofrecen dos categorías: la Liga Oro y la Liga Plata. Pero antes, todos deben pasar por una primera fase para saber en qué liga se sitúa cada equipo. La segunda fase, como nos  indica Sergio Figueroa desde la organización, es para disfrutar y jugar a un nivel similar al de cada equipo. El sistema de competición es un punto fuerte del circuito: nunca hay más de 7 equipos por pista y cada hora se vuelve a entrar en la cancha. De esta forma la diversión es continua.

La mayoría de los equipos, mixtos incluidos, son de Madrid, de Cantabria, País Vasco, Asturias o Cataluña. Dani Ruiz, Ángel Rodríguez o Pablo Bugallo son algunos de los participantes de la Liga Oro. Normalmente, en dicha liga, los equipos masculinos son mayoría, frente a la Liga Plata, donde las de chicas mandan. La edad mínima para participar son los 16 años, y desde ahí la variedad es amplia: desde hijos y padres, pasando también por amigos y combinaciones de gente joven con gente mayor.

El presupuesto para este evento es de alrededor de los 30.000 euros, entre los que se encuentran las subvenciones de los ayuntamientos de las distintas localidades, sponsors privados y también restaurantes o bares de cada lugar los cuales se convierten en protagonistas en las pruebas, ya que las pistas de juego adoptan el nombre de los establecimientos.

Aunque no es el dinero lo que mueve a los participantes, se reparten unos 1000 euros en premios en cada prueba. El formato de competición, divertido y de máximo disfrute para todos los participantes, es lo que hace que tantas personas repitan año tras año.

Tras haberse pasado ya por Somo y Noja, las siguientes pruebas son el 21 y 22 de julio en Suances, para la cual están completas las plaza y en la que participan 140 equipos; y el 4 y 5 de agosto en la playa de Berria, para la que solo quedan 10 plazas disponibles, así que corre y apúntate rápido si no quieres quedarte otro más sin disfrutar del Circuito Cántabro.

Más información e inscripciones: AQUÍ

 

 

Rosa Royo

Imágenes: Circuito Cántabro

No Comments

Post A Comment

Pin It on Pinterest

Shares
Share This